Seguidores

TU BÚSQUEDA

Búsqueda personalizada

lunes, 28 de febrero de 2011

NGAI Y EL HIPOPÓTAMO: BONITA LEYENDA AFRICANA


Cuando el poderoso Ngai creó al Hipopótamo, le dejó libertad para que comiera cualquier cosa que le gustase de las que crecían y vivían en el mundo.


Y el Hipopótamo probó de todo cuanto veía y le parecía apetitoso; frutas jugosas, lagartijas y escarabajos, pajarillos, ratones distraídos y, en fin, cualquier otra cosa que estuviera al alcance de su enorme boca. 



Y sucedió que un día hacía tantísimo calor que el Hipopótamo pensó en darse un buen baño. Pensarlo y ponerse en marcha hacia el agua, fue todo uno. Con un bufido de placer se sumergió hasta las orejas y estaba tan a gusto, que se quedó medio dormido. Pronto notó una gran agitación en el agua. Eran peces; muchos peces que, sin ningún respeto, nadaban entre sus patas a toda velocidad. No quería salir del agua y tampoco quería que le molestaran los peces así que, sencillamente abrió la boca y se comió todos los que pudo alcanzar.


¡Ah, nunca lo hubiera hecho...! ¡Esos peces de la laguna eran los queridos peces de Ngai, sus favoritos entre todos los animales...! Y Ngai se enfadó muchísimo con el Hipopótamo y le prohibió que volviera a comer ninguna clase de carne ni pescado. De ahora en adelante sólo podría comer hierba. 

El pobre Hipopótamo, se quejó amargamente.

-¡Ngai, te lo suplico...! Cuando mastico la hierba, sus briznas se me quedan entre los dientes y me producen mucho dolor. Te ruego que me permitas comer alguna otra cosa. Recuerda que tú no me habías prohibido comer peces.


Ngai pensó en ello y le dio una solución al Hipopótamo: sólo podría comer hierba, pero los peces del lago le limpiarían los dientes siempre que lo necesitara. Pero le advirtió:

-Hipopótamo; si se te ocurre cerrar la boca mientras tengas uno de mis adorados peces dentro de ella, prometo que nunca más volverás a abrirla y te morirás de hambre.
Al Hipopótamo no le quedó más remedio que acatar las órdenes de Ngai.

Y le ha ido bastante bien desde entonces, porque Ngai procura que siempre haya mucha y sabrosa hierba donde él pasta.

ESTOY EN TODO COLECCIÓN

ESTOY EN TODO COLECCIÓN
MIRA LAS OFERTAS

Mi lista de blogs

DUNALUNA EN GOOGLE +.... diferente Y SORPRENDENTE